Compartir
Carabineros golpeando

Por Ignacio Kokaly

Todas las caras se pierden detrás de los cascos protectores que Carabineros porta al momento de enfrentarse a manifestantes. Las identificaciones que deberían llevar en el pecho para ser reconocidos como funcionarios, en el caso que estén, son dificilmente reconocibles mientras este agente levanta su bastón de servicio para propinarte un golpe. El agresor es un fantasma. Se desvanece sin más pruebas.

A mediados de noviembre, cuando la revuelta social recrudeció con mayor fuerza en las calles del país, un audio fue ingresado a Primera Línea Prensa para su revisión por parte del equipo periodístico.

En el registro, sin marcas de identificación, y que ahora liberamos como un elemento que grafica una de las situaciones más recurrentes tras los apremios ilegítimos por parte de funcionarios de la policía, se plantea uno de los principales problemas a la hora de denunciar ¿Quién me va a creer ahora?

La justicia es de papel, sin informes, sin investigaciones plasmadas en documentos donde un archivo se sustenta en otro, no hay nada que proceda.

En el audio, se oye cómo desesperadamente una chica que ingresa a un recinto hospitalario para efectuar una presunta constatación de lesiones, mantiene un tenso diálogo con un funcionario que se niega a consignar que un Carabinero la ha agredido, incorporando, una vez avanzada la conversación, a un superior que avala el actuar de su subordinado.

Funcionario: En la parte objetivamente visible, yo veo una lesión. Yo tengo que colocar ‘’agresión a tercero’’, hora tal, día tal, con copia.

Denunciante: A mi no me agredió un tercero, a mi me agredió Carabineros.

Funcionario: Paulina me dijo exactamente lo mismo, y por eso mismo fue que hablé con el subdirector del hospital, ¿Sí?

Denunciante: ¿Pero usted está entendiendo que están protegiendo a Carabineros?

Funcionario: No es que estemos protegiendo a Carabineros…

Denunciante: Es que no puede ser, a mi me agredió un Carabinero. Cómo no me van a creer, cómo van a poner en el papel que es un tercero, fue un Carabinero

Funcionario: Yo lo que voy a escribir es un documento médico legal, y ese documento médico legal… ­­–Dice fríamente el dependiente del recinto.

Denunciante: Pero es eso lo que me avalaría a mi de que él me pegó

Funcionario: Es que se tiene que hacer la investigación completa y de eso se va a encargar Derechos Humanos y la Fiscalía

Denunciante: Pero tienen que poner Carabineros, es mi derecho

Funcionario: Sí, pero el problema es que, como le digo, no puedo colocarlo, porque si yo lo coloco en el documento médico legal, estoy asumiendo completamente esto…

Denunciante: ¿Pero usted se da cuenta de que puede ser denunciado y demandado por esto? Porque usted se está rehusando a verificar que a mi me pegó, es mi testimonio.

Superior: Nosotros te creemos a ti que Carabineros te arrolló, pero nosotros tenemos que hablar con un testigo. Tú cuando pones la denuncia, ‘’tercera persona’’ es otra persona, que puede ser cualquiera.

Denunciante: Pero no es ‘’tercera persona’’, es un Carabinero.

Superior: Mi amor, entiende, ya es una cuestión de la normativa del hospital. *Ininteligible* ‘’No es que me agredió mi esposo’’, no podemos ponerlo tampoco. Ponemos que ‘’una persona fue agredida por tercero’’, que no sabemos quiénes son. Cuando usted pone la denuncia, hay alguien que se encarga de decir si fue Carabineros. No podemos poner ahí que fue por Carabineros.

A pesar de todo, en la página del Colegio Médico, se describen los procedimientos, si este fuera el caso, para llevar a cabo la constatación de lesiones. En detalle, según versa el texto publicado por la Orden profesional, el documento médico-legal puede reflejar en la formulación del informe elementos que permitan la identificación del agresor y las circunstancias en las que se produjo la lesión, añadiendo que “este informe será insumo fundamental para la víctima, ya que es la principal herramienta para evaluar por la Justicia el daño que se le ocasionó”, señalan, ahondando posteriormente en las formas para llevar a cabo la denuncia ante las autoridades con este documento en mano.

Finalmente, el texto indica que “lesionar —herir, golpear o maltratar a otra persona— es un delito.El artículo 175 del Código Procesal Penal, obliga a los jefes de establecimientos de salud, médicos y demás profesionales y auxiliares relacionados con la conservación o el restablecimiento de la salud, tanto del sector público como privado, a denunciar cuando una persona o cadáver tenga señales de envenenamiento u otros delitos”, se menciona en el artículo, lo cual eleva la suspicacia sobre las palabras emitidas por el médico del presente diálogo.

Denunciante:  Doctor, yo entiendo que se tienen que proteger como profesionales, yo lo entiendo, pero también entiéndanme a mi. Yo estaba defendiendo a una señora y este Carabinero me pega, entonces lo único que verificaría que yo recibí un golpe de Carabineros es el papel que ustedes pueden escribir.

Superior: No. Nosotros vamos a escribir en este papel que tú recibiste un golpe, ¿Me entiende? Y al poner el golpe, se dice automáticamente que recibiste una agresión, que alguien te agredió, ahora ¿Quién te agredió? Eso lo va a determinar otra persona, no nosotros, porque nosotros no estuvimos ahí. Pero cuando tú vas a poner la denuncia tú dices ‘’A mi me agredió un Carabinero’’, y hay una persona que va a investigar eso, y van a determinar quién te agredió. Nosotros solamente podemos constatar que sí, efectivamente fuiste agredida, que tuviste una lesión o una contusión. Y vamos a verificar, a través de un examen, que no hay lesiones internas. Nosotros lo ponemos porque esa es la parte objetiva. No es que estemos de parte de Carabineros, ni de parte del gobierno, ni de nada. Entonces el doctor va a poner que llegó una paciente con mucho dolor, que fue agredida, con signos de contusión, se le van a hacer los exámenes, y esa investigación va a progresar, no es que se va a desechar. Todas las investigaciones se van a realizar. Pero esa parte de poner la letra pequeña, de poner una cosa u otra, no podemos hacerlo.

Es todo. Denúnciese y archívese, eventualmente, todo podría quedar en meros archivos de prensa.