Compartir

Por Dani K Arroyo

Hoy miércoles 16 de diciembre en la Unidad de Trauma Ocular (UTO) del Hospital Salvador, dos carabineros detuvieron violentamente a José Amaro (53), quien se encontraba en la unidad haciendo un control tras ser víctima de trauma ocular a manos de la misma institución en julio de este año, cuando se encontraba manifestándose en Lo Hermida. Amaro fue “detenido y maltratado en UTO por guardias de seguridad de Hospital Salvador mientras esperaba su control por trauma ocular”, según lo indica la Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular.

Según Carabineros, el motivo de la detención habría sido un altercado con la guardia, sin embargo, Marta Valdés, vocera de la Coordinadora de Familiares de Víctimas de Trauma Ocular que además se encontraba en el recinto cuando ocurrió la detención, señala que “eso es falso. Lo que pasó es que ellos pasaron por el lugar y se metieron a la conversación que estaba teniendo José Amaro. Ellos crearon todo este clima, porque ni siquiera la guardia ni el hospital se quejó”. Valdés indica además que, cuando pudo observar a Amaro, este se encontraba con “su manito dañada”, y denuncia “un abuso de poder horrible por parte de Carabineros”. La vocera constata también en su testimonio que “la asistente social de la UTO me dijo que Carabineros le dijo que le iba a pegar en el vehículo”, por lo cual ella solicitó acompañar a Amaro en el vehículo, lo que no le fue permitido; de hecho, Valdés denuncia también que Amaro fue cambiado de vehículo en su traslado a la 19 comisaría de Santiago.

Con respecto a la violencia vivida por Amaro, su abogado, Sebastián Velásquez, acusa que la situación es “completamente vulneratoria, de revictimización de José Amaro”, por lo que pedirán imágenes de la detención al recinto. Esta es lejos de la primera instancia de revictimización vivida por quienes sufren de trauma ocular por causa de la represión policial: la Coordinadora de Trauma Ocular lleva meses reportando similares incidentes de detenciones, que ocurren porque la UTO del Hospital Salvador es un lugar muy concurrido por uniformados y con proximidad a dependencias de la institución. “Esta es una de las reiteradas veces en que nuestros compañerxs han sido criminalizadxs, revictimizadxs y violentadxs en dependencias del Hospital Salvador” indica la Coordinadora en un comunicado sobre el incidente. Es por esto que se levanta la demanda, desde la Coordinadora de Víctimas de Trauma Ocular, para un programa de reparación real integral, fuera de las dependencias de UTO-Hospital Salvador.