Compartir
Idea Chile

Por Ignacio Kokaly

«Couve cómplice de un Chile sin futuro», se lee en la pancarta que apunta directamente a las responsabilidades del Ministro Andrés Couve, a cargo de la cartera de Ciencias en el actual gobierno en la precarización de las actividades relacionadas al mundo de la investigación científica.

Los ánimos de la comunidad se caldearon oficialmente el 14 de octubre. Frente a una gran mampara de vidrio perteneciente al edificio de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID), los representantes de diversas organizaciones vinculadas al mundo científico se reunieron para protestar contra los recortes por parte del Gobierno a actividades relacionadas con la investigación. No son más de una docena de personas, sin embargo, se trata de un simbolismo, y sus manos, en conjunto, alcanzan para sostener no solo el peso del lienzo, sino también el de la consigna escrita en él.

Sin embargo, Camilo Godoy, vocero de IDEA Chile, encarnada en la Campaña Ciencia Contra el Recorte, data el quiebre definitivo mucho antes de la manifestación realizada. “El 1 de octubre nosotros nos enteramos por la Radio Cooperativa que las Becas Chile no van el próximo año, y no por la página del Ministerio, entonces no hay ninguna comunicación directa en cuanto a los temas más modulares que involucra la investigación en los procesos de decisión”, cuenta en conversación con Primera Línea Prensa.

En entrevista con este medio, el sociólogo e investigador de la Universidad de Chile repasa los principales reclamos contra el Gobierno y la postura del Ministerio de Ciencias hacia el mundo científico, apuntando principalmente contra los recortes, la falta de transparencia por parte del organismo y el abandono hacia los investigadores por parte de la cartera, recogiendo, además, las implicancias del proceso constitucional para la inclusión de este en la redacción de una nueva Carta Magna con un reenfoque que, a su juicio, resulta más que necesario en términos institucionales.

¿Qué elementos considerarías que tuvieran los constituyentes para aportar en este ámbito de la ciencia, en particular, a una nueva constitución?

Yo creo que, primero, la comprensión previa, esto igual lo conversamos con la organización que represento, que en el fondo la ciencia tiene que estar al servicio de la sociedad, pero en el sentido tangible y pragmático en cuanto a apostar por una democratización de la ciencia en ese sentido, también creo que es necesario que ojalá haya investigadores jóvenes, y que sustenten estas ideas, que no estén por ideas que promuevan una mayor precarización o la continuación de políticas neoliberales que lleva la educación superior a la fase de especialización, creo que eso es lo primero.

¿Usted se postularía como constituyente para garantizar la inclusión de la ciencia en una nueva constitución?

La verdad es que no hemos dado aún esa discusión en la interna, pero consideramos que, con las limitaciones que tiene la convención constitucional, la idea es, para nosotros, igual disputar ese espacio. Por ahora, el conjunto de organizaciones con las que nos movemos no hemos alcanzado a consensuar una candidatura, pero sí para nosotros es importante disputar ese espacio, de todas maneras vamos a seguir debatiendo para saber si podemos llevar a alguien. Aunque, nosotros somos una organización emergente, así que no tenemos tanta base de apoyo en cuanto a las limitaciones del proceso, financiamiento, difusión, campaña, adherencia de partidos.

Se habla, de hecho, de convención constituyente y no de asamblea constituyente ¿Tienen algún tipo de resquemor respecto a las garantías del proceso? ¿Que sea efectivamente algo popular o hay desconfianza?

Totalmente, yo, a nivel más personal, creo que en el fondo, el proceso necesita ampliarse mucho más, desde ya se imponen limitaciones muy notables, por temas de quórum y la participación de personas independientes fuera del mundo de los partidos. Creemos que es un espacio necesario a disputar, pero que en el fondo hay ciertas falencias que tiene el proceso, como que nació un poco viciado, en cuanto a la participación, consideramos que es importante el tema de género, que se incluya la paridad y los escaños reservados. Pero creemos que todavía hace falta ahondar en una participación efectiva para que no sean los mismos de siempre los que conduzcan el proceso, los que llevaron que esta crisis estallara.

De hecho, el tema de las firmas ya es complicado para disputar un espacio

Exactamente, las firmas, la adherencia de los partidos, y además, acá hablo a un título un poco más personal, pero, esta última semana igual hemos escuchado que hay parte del mundo institucional, incluso de izquierda, que está ninguneando un poco al mundo independiente, y eso creo que es una mala señal, porque, si consideramos el cierre de los partidos a la ciudadanía, que es un proceso que ha tenido lugar mucho tiempo, y la baja confianza de la ciudadanía en los partidos políticos, creo que ese tipo de actitudes no ayudan en nada.

Respecto a los recortes del presupuesto, actualmente no tenemos un país que se encuentre en una situación bélica, pero sí con una emergencia sanitaria que requiere investigación acuciosa ¿Qué clase de señal envía un gobierno que en este contexto prefiere recortar el presupuesto de ciencia antes que el de Fuerzas Armadas, por ejemplo?

Es una señal bastante explícita y bastante clara respecto de cuáles son su prioridades, en cuanto a que también hay una falacia en atribuirle todas las decisiones incorrectas, políticamente, al virus (Covid-19), como si el virus tuviera la capacidad de inmiscuirse en las decisiones políticas. El virus tiene una capacidad biológica de afectar al sistema inmune de las personas, pero no de conducir los gobiernos, entonces, cuando los gobiernos se excusan que por el virus comienzan a recortar programas, creo que es una mala señal y creo que es necesario enmendar el rumbo en ese sentido, entendiendo que la ciencia y la investigación, en ese sentido, tienen mucho que decir.

Ante esta situación ustedes han realizado protestas y han realizado demandas como colectivo ¿Cuál ha sido la respuesta por parte de las autoridades?

Como en las películas del viejo oeste, cuando había una planta rodadora por la pradera, ha sido un silencio absoluto y ningún tipo de interés en generar algún tipo de cambio (…) Lo único que hemos sabido nosotros tiene que ver con declaraciones, con la cámaras, la prensa, entendida en un sentido muy de concentración de medios, no la prensa alternativa. A nosotros no nos han dado ninguna señal de que nos vayan a escuchar, sí los parlamentarios, hay muchos que están comprometidos con el tema y que han dado una señal muy positiva que nosotros valoramos, pero vamos a seguir presionando hasta que esta medidas de recortes se puedan revertir.

Siguiendo con el tema del presupuesto ¿Cuáles han sido los principales perjuicios para ustedes como investigadores? ¿Cuáles han sido los programas más perjudicados?

Yo más bien creo que, como investigadores, hay que tratar el tema de una manera formativa (…) tiene que ver con la formación, con problemas de desarrollo de las disciplinas y la especialización. También para alguien que tiene interés en viajar y conocer una realidad cultural diferente, también para generar un diálogo y un debate con la cultura de origen, se está cerrando esa puerta. No hay un intercambio cultural y político, que es útil para el campo de la sociología.

Entre otros programas afectados están los programas como los de magister en el extranjero, todo depende si uno evalúa los porcentajes de selectividad de los programas, y por ejemplo, mágister en el extranjero que es un programa que se ha tendido a recortar mucho, y se tiende a ningunear mucho en cuanto al análisis de los tecnócratas de moda, pero tienen un nivel de selectividad muy alto, del 26%, o sea, quiere decir que de todos los postulantes, solamente el 26% queda seleccionado, así que es un programa altamente elitizado, entonces nosotros creemos que este proceso de elitización debe revertirse para que el programa de Becas Chile sea mucho más democrático, y en su acceso no sea solamente una élite socioeconómica la que pueda acceder. Hay otros programas como inserción a la industria que tienen 10 cupos al año. Y para los investigadores jóvenes es particularmente difícil, porque lo que ha hecho el Gobierno como agenda neoliberal es agudizar las desigualdades en la interna, de los programas, y agudizar la desigualdad respecto a los investigadores más consolidados, entonces, si nosotros observamos lo que pasó con Becas Chile, lo que pasó con los becarios en el extranjero, que no han podido tener una prórroga de sus becas, lo que pasó con los becarios nacionales, a los que sus beneficios complementarios les han sido reducidos, lo que vemos es que hay una tónica que es común, que es el castigo a la investigación en sus primeras etapas, y una política de premios a los investigadores más consolidados, entonces eso fija desde ya la desigualdad dentro del ecosistema científico.

Si uno lo observa como una cadena, al final se terminan cerrando más puertas de las que se abren y perjudicando, finalmente, a todo el mundo científico, en términos de resultados finales.

Exacto, y bueno, beneficiando a quienes ya tienen sus pergaminos mucho más ganados, en el fondo es acrecentar la desigualdad, lo mismo que está haciendo el gobierno, a nivel general, con políticas de precarización de la vida, lo hace también con el ecosistema científico, generando esta diferencia entre quienes están recién entrando a la academia y quienes ya llevan mucho tiempo.

Esa es buena reflexión como un microrreflejo de lo que es la política del Gobierno

Exactamente, no es como cuando nos dicen que esto no es algo político, que es algo técnico, aquí se ve la mano política e ideológica detrás. Bolsonaro hizo lo mismo con la becas de postgrado. No es una cuestión aleatoria, hay un patrón y algo ideológico detrás.

En términos de derechos humanos ¿Cuál es la postura del Ministro Couve en este sentido aparente?

Bueno, yo creo que la política del Ministro Couve en Derechos Humanos es bastante similar a lo que señala él en relación al tema de la fiabilidad de los datos, porque todo eso que es un tema más controversial, y donde el Gobierno ha cometido, no errores, sino violaciones a los Derechos Humanos, con el ocultamiento de datos, la actitud del Ministro ha sido públicamente decir que ellos están en contra de las violaciones a los Derechos Humanos,  es fácil decirlo en El Mercurio, pero si no hay una pelea del Ministro en la interna por posicionar estos temas en gabinete, es una medida que a uno le genera bastante suspicacia, porque, además, respecto al ocultamiento de datos, que también tiene que ver con el derecho a la salud, el Ministro Couve fue uno de los principales personajes que  blindaron a Mañalich cuando estaba siendo más cuestionado, entonces eso expresa que hay una voluntad aquí de generar una defensa corporativa y generar una práctica que es muy distante al discurso que se tiene hacia afuera.

Eso mismo ¿cómo se plasmaba en el trato del Ministerio hacia la particular área de la investigación en ciencias sociales?

Si uno observa las adjudicaciones de Becas Chile, por lo general están más cargadas al área de ciencias sociales, eso ha sido una tendencia desde el comienzo del programa en el 2008, pero creo que aquí los más perjudicadas son las áreas que no están vinculadas directamente a la productividad, porque la productividad, en este momento, es como el canon del gobierno, que siempre salen diciendo que si algo no es productivo no es rentable y que por eso no debiera fomentarse, entonces, ahí caen todo lo que es literatura, artes, humanidades, incluso todo lo que no produzca algo inmediato es bastante ninguneado, y nosotros creemos que eso no debiera ser así porque todas las áreas del saber son importantes, y las humanidades ayudan mucho al pensamiento crítico y a la deliberación, una cuestión que se trata de diálogo y pensamiento

Sobre todo en este momento que podría percibirse como un hito histórico ¿Se requiere investigación multidisciplinaria?

Exactamente, multidisciplinaria (…) hay que introducir el cuestionamiento de las normas porque si no nos volvemos una masa un poquito más sumisa, y lo que tenemos que hacer es potenciar todas las áreas del saber.

Respecto a temas de transparencia por parte del Ministerio ¿Se han visto afectados en el tema de la entrega de datos o estados de postulaciones?

Hay una política de transparencia que es bastante poco transparente, porque, en el fondo, nosotros llevamos desde abril reclamando por la reapertura de Becas Chile y hemos conversado muchas veces con la autoridad, ellos nos han pedido que mandemos minutas, propuestas, y no las contestan, no responden los correos, fue muy expresivo, explícito y evidente cuando el 1 de octubre nosotros nos enteramos por la Radio Cooperativa que las Becas Chile no van el próximo año, y no por la página del Ministerio, entonces no hay ninguna comunicación directa en cuanto a los temas más modulares que involucra la investigación en los procesos de decisión.

Finalmente, si tuviéramos que comprimir cuáles son sus demandas concretas ¿cómo las definirían?

Yo diría que, primero que todo, la reapertura del ecosistema de Becas Chile para el próximo año, pero con un compromiso de reformulación que implique la democratización de un sistema para que no haya un sesgo socioeconómico de clase tan fuerte en el ingreso, también una política de inserción de los becarios en el ámbito laboral, porque hay mucha gente buena que no tiene en qué trabajar, y en el fondo, un fomento de la interdisciplinariedad, y también estamos proponiendo el fomento al estudio en universidades no solamente con el mundo anglosajón, sino que también con otras instituciones de américa latina, no solamente hacia el primer mundo, sino con otras culturas más similares.