Compartir

Por Francisco Leo

Este 30 de enero, en la últimas votaciones del congreso antes de un mes completo de vacaciones, y con solo 15 votos en contra, se renovó por 17va vez el Estado de Excepción Constitucional con apoyo de todos los partidos parte del congreso.

El Partido Comunista de Chile, Democracia Cristiana, Convergencia Social, Unión Demócrata Independiente, Revolución Democrática, Renovación Nacional, Partido Comunes, Partido de la Gente, Partido Socialista, Partido Conservador Cristiano, Independientes asociados a las diferentes bancadas, Partido por la Democracia, Federación Regionalista Verde Social, Evolución Política, Partido Regionalista Independiente y Partido Radical de Chile votaron a favor de la medida represiva. Así, nuevamente decantan los acuerdos transversales en la clase política para mantener el sistema neoliberal.

Yendo todavía más lejos, el 20 de enero el senado aprobó la posibilidad de extender 45 días el Estado de Excepción de Emergencia. Esta moción contó con 1 solo voto en contra, Matías Walker, quien objetó que la extensión es de 15 días menos que el proyecto original de 60 días propuesto por el gobierno.

Cabe mencionar que, este martes 31 el gobierno entregó su propuesta de seguridad para el 2023. Dentro de las medidas se encuentra que los militares realicen funciones policiales en la frontera, coordinaciones entre seguridad privada y policías, mayores atribuciones a las fiscalías para perseguir delitos “complejos”, actualización del sistema de inteligencia en aspectos civiles (agentes de civil), aumentar dotación de ANI, PDI y carabineros. Claramente, una agenda represiva que profundiza las tareas pendientes del gobierno anterior.

A través de estos acuerdos y políticas queda más que manifiesto que el acuerdo en la clase política es transversal en lo sustantivo para sostener este sistema neoliberal.