Compartir
Juan Pablo Letelier

Juan Pablo Letelier:

No sé cuánto esfuerzo y cuanta vida dejaste tratando de hacer justicia por el asesinato de tu padre.

Para mí, ese camino, fue más de la mitad de mi vida. No sé si eres capaz de dimensionar los años de dolor, de vivir con la imagen de mi hermano muerto y torturado, y tener que resignarse a que no existieran responsables de tan horroroso crimen. Con un padre muerto en las mismas condiciones de injusticia, imagino que sí. Puedo describir las lesiones de memoria. Puedo recordar la pena infinita que llevó a mi padre a la muerte. O el llanto desgarrador de mi madre y mi hermana.
Puedo sentir los pasillos fríos de la Corte Suprema, y la alegría que por fin después de 15 años habría un Ministro en Visita, el Sr. Raúl Mera, que investigaría los hechos y terminaría por fin con la impunidad y el pacto de silencio con el que se resguardan los agentes del Estado que cometieron crímenes de lesa humanidad, agentes que hoy viven tranquilos.

Sin embargo, pasaron 15 años de investigaciones, peritajes, cierre y apertura de juicios para que, a pesar que La Corte Suprema concluyó que ambos habían sido brutalmente torturados, el Sr. Mera sellara la impunidad sobre los torturadores y asesinos. A pesar de las evidencias científicas, cerró la causa en más de 6 oportunidades, dictando la sentencia: Raúl y Cecilia Magni se ahogaron, por lo tanto no existen culpables.

Cuando vayas a dar tu voto en apoyo a Raúl Mera, no te olvides que no hizo justicia en un caso tan evidente de homicidio por torturas; no te olvides que los torturadores y asesinos de mi hermano y Cecilia no recibieron ningún castigo por lo cometido, que hoy viven tranquilos en sus casas, y que es esa la postura inequívoca de este señor: impunidad para quien cometa crímenes de lesa humanidad. Y sobre todo, no te olvides que con tu apoyo, será él quien volverá a cometer estos mismos actos de injusticias, y que tal injusticia podría haber pesado en ti, en tu familia y en tu padre.

Carla Pellegrin