Compartir
No más censura

Es un Santiago gris, más gris de lo que estamos acostumbrados en esta época del año. A pesar de que un pueblo entero despertó del letargo, Piñera, a través de “trabajos esenciales” durante la pandemia, ha borrado cualquier vestigio de este despertar. Los alrededores de la Plaza de la Dignidad, que desde octubre mantenían plasmadas en sus murallas el sentir de millones, fueron ocultadas bajo los tonos grises del régimen de represión y muerte de Sebastián Piñera.

La censura, por la que nuestros padres y abuelos pasaron durante la dictadura de Pinochet, vuelven a estar a la orden del día. Sin ir más lejos, durante la jornada del 19 de mayo, mientras los artistas Octavio y Andrea Gana proyectaban una secuencia compuesta por las palabras “Humanidad” y “Solidaridad” en el  Edificio Telefónica, con el fin de empatizar con la aguda crisis que vivía, y sigue viviendo, el país durante la pandemia del Covid-19. A eso de las 20:00 horas de ese día, una camioneta sin patentes se instaló en plena Avenida Providencia y usando seis focos de gran alcance proyectaron luz blanca, con lo cual borraron la obra, dejando blanca la superficie completa. Todo bajo la complicidad del régimen de Piñera.

Desde el equipo de Primera Línea Prensa entendemos el rol protagónico del arte en sus distintas expresiones y sensibilidades, es por ello, que en conmemoración a los 9 meses del inicio de la Revuelta Popular, extendimos la invitación a varios artistas para que, a través de sus obras, expresasen qué es para ellas y ellos el despertar de nuestro pueblo. A continuación les dejamos sus obras y escritos:

En nueve meses se ha experimentado un cambio en la sociedad, ahora nos apañamos más que antes, nos dimos cuenta que somos más poderosxs de lo que creíamos, que no estábamos solxs, ese apañe que teníamos en la Plaza de la Dignidad se ha transmitido a distintos ámbitos, por ejemplo a las ollas comunes ahora en la pandemia, somos caleta lxs que la hemos pasado mal y ya no estamos dispuestxs a seguir pateando piedras. La pandemia no nos callará, VOLVEREMOS y más fuertes que nunca. 
@Chicocrucial
Esta revuelta popular la llamamos justicia, ¡pero en realidad es amor! Porque la revolución no es más que un inconmensurable sentimiento de amor. Amor por mis viejos que trabajan de sol a sol, amor por tus hijxs, para que vivan en una sociedad más justa, amor por lxs que están luchando, amor por nuestra clase; la clase obrera.
@fco_javo

Para mi el arte es un manifiesto fundamental en esta lucha y lo que pase en mi país y el mundo no puedo callarlo: ¡ESTALLIDO SOCIAL!, represión, saqueos, barricadas, detenciones por parte de civiles, el abuso policial, mutilaciones y un sin fin de contextos que podría seguir nombrando.  Las violaciones a los derechos humanos son parte de nuestra cruda realidad y es que es esta misma la que nos ha empoderado o nos ha hecho ser violentxs según ellos; lxs poderosxs. Si analizamos un poco cualquier minoría que luche por sus derechos va a ser tildadx siempre de esta manera. como dijo Pedro Lemebel. Siempre he tratado de encontrar mi inspiración en la calle y es que habla por sí sola, es cosa de detenerse y leer cada uno de los mensajes que nos deja. Al igual la música siempre me ha ayudado bastante para crear, calmarme y encontrar motivación en cualquier acto de expresión que sienta la necesidad de hacer. Me he visto a mi mismo también con sentimientos encontrados antes y después de la cuarentena con todo lo nombrado al principio. además de tanta info falsa por parte de la prensa.  El despertar creo que debería ser no solo en cuestión de quejarnos por nuestros derechos. sino que también debemos darnos cuenta de nuestro entorno; lo que consumimos, en cuanto a cómo actuamos con el prójimo, lo que respiramos, bebemos y comemos. En esto también está en juego la naturaleza pisoteada por nosotros mismos y los animales que se siguen consumiendo a niveles grotescos. libertad para ellos, libertad a nuestro pueblo, libertad a lxs presxs por luchar, libertad a los niñxs del sename. Sigamos la lucha y no bajemos los brazos, hasta que valga la pena vivir en esta actual empresa nombrada $hil€… Me encuentro seguro con la bulla de la ciudad… “”
@Gars.tveb
Un día nos cansamos de la miseria, nos cansamos de ser olvidados, nos cansamos de esperar, nos cansamos de los mismos de siempre, Nos cansamos de ser pisoteados día a día, nos cansamos de que un niño rico gobierne el país, nos cansamos de ser el jaguar de Latino América.
@barefootonslugs
El salto al torniquete de lxs escolares simbolizó para muchxs de nosotrxs el salto hacia la libertad autoconvocada, el grito de batalla para recuperar la dignidad que el poder desde siempre se ha encargado de robarnos. Así comenzó el hermoso renacer popular de todas las luchas, donde todos los cuerpos y todas las mentes unidas avivaron la llama de la sangre mestiza sedienta de justicia. Por fin se perdía el miedo y el tedio. El territorio entero fue una danza ritual por la vida. Por su parte, el estado no tardó en alardear sus juguetes perversos de represión, mutilando cientos de ojos, apresando jóvenes y niñxs, asesinando, violando, desapareciendo cuerpos o calcinándolos entre las llamas, tradición uniformada que arrastra cadáveres mapuche, dirigentes, inmigrantes y cualquiera que haya alzado la voz en defensa de una causa justa. Pero en este despertar no cabe la impunidad, ni el perdón, ni el olvido. Con el paso de los meses y en estas extrañas circunstancias sanitarias, se percibe que la rabia está incubada, que ya no hay espacio para la “normalidad”, que las calles son nuestras y la dignidad también. La revuelta nos obligó a tomar una postura, a ser parte de la acción y romper el silencio cómplice. Aún queda mucho por hacer y no estamos todxs.
@Serpientesal
Son 9 meses los que han revelado brutalmente la profunda desigualdad y violencia con que el sistema  privilegia la sobrevivencia del modelo económico antes que el bienestar de el pueblo chileno. Con esta crisis a Chile se le cayó el telón de el país fuerte y estable que aparentaba ser y nos muestra todas las falencias de un sistema que es rico y estable para el 5% de la población, a costa de la miseria del trabajador. Hoy 18 de Julio resistimos y exigimos: la aprobación de la reforma de retiro voluntario del 10% de nuestros ahorros previsionales para sobrevivir a esta pandemia, la liberación de los presos políticos de la revuelta y la aplicación efectiva del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas y tribales en Países Independientes para el Machi Celestino Córdova que se encuentra en estado grave por los 75 días que lleva en huelga de hambre y para 8 presos mapuches mas.  Ambas demandas quise plasmarlas en una re-versión de esta moneda de $10 que es una réplica de un diseño que se produjo desde 1981 a 1989 y que reflejaba el discurso político y económico que los militares y la elite había impuesto sobre Chile a través de la Constitución del 80. “El ángel de la libertad” junto a la palabra LIBERTAD y la fecha del golpe de estado eran una más de el sin fin de formas que tuvo la dictadura para grabarnos en el inconsciente colectivo el poder que ejercían y seguirían ejerciendo sobre el pueblo: “si no es por la razón, es por la fuerza”. No recuerdo cuándo ni quien me contó que la persona que diseñó el lado sello de esta moneda ocupó las alas del ángel para dejar un mensaje oculto a modo de protesta tapando las letras U y B de la palabra “República” la cual haría que se leyera “Réplica de Chile” y no “ República de Chile”. 
@snkesnke
Las soluciones no caen del cielo, nos meten la luma y el charchazo a costa de nuestros sueños. Y un día, ya no hubieron marionetas, sino 2 millones en Plaza Dignidad.
@Tiotoms