Compartir

Una vez más los Pescadores Artesanales de Caleta Portales de Valparaíso realizaron una fiesta navideña para sus hijos hoy viernes 24 de diciembre. Esta es una actividad autogestionada que trae alegría a sus familias, a pesar de las dificultades laborales que vienen experimentando desde hace bastante tiempo debido a la disminución de los recursos marinos como consecuencia del accionar de las grandes empresas pesqueras que, usando la pesca de arrastre y favorecidas con leyes hechas a su medida, han depredado el mar chileno.

Este año , a través de las luchas que han desarrollado los Pescadores Artesanales, lograron que en el Parlamento se aprobara una Ley que determina como arte de pesca exclusivo la línea de mano y el uso de poteras para la extracción del recurso jibia , prohibiendo el arrastre en este caso, lo que ha significado “un triunfo y un pequeño paso en esta lucha que llevamos adelante desde hace años por anular la Ley Longueira o ley maldita como le llamamos nosotros, que entre gallos y medianoche fue aprobada para favorecer a los grandes empresarios representados en 7 familias”, me manifiesta un pescador presente en esta fiesta popular. “Esta es solo la punta del iceberg, pero nuestra pelea continúa”, agrega.

Esta festividad que se realiza año a año en Caleta Portales, comienza temprano en la mañana con una serie de actividades recreativas para los niños y niñas a la espera del Viejito Pascuero  que después de mediodía, acompañado por los Reyes Magos, llega navegando en bote hasta el muelle de la caleta, para luego dirigirse a la sede del Sindicato donde procede a entregar los regalos a los hijos e hijas de los pescadores. En esta ocasión, debido a las fuertes marejadas, su llegada fue por tierra, atravesando el puente de acceso que une el mirador con la caleta.

Al interior del Sindicato se repartieron los regalos, ocasión en que los papás y mamás aprovechan para sacar fotografías de sus niños y niñas junto al Viejo Pascuero.                                                                Los rostros alegres de niños y niñas dan cuente de este momento “mágico” que sus esforzados padres logran materializar en esta fiesta familiar que es una auténtica Navidad Popular.

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 24 de diciembre 2018