Compartir
Ramiro

Desde su extradición de Brasil en agosto del año pasado Mauricio Hernández Norambuena se encuentra en una celda de tres metros de largo por dos de ancho, sin luz natural, sin contacto con otros internos, con condiciones de ventilación precarias y con vigilancia las 24 horas del día.  Su defensa acusó y calificó su régimen carcelario como “inhumano y degradante”.

Por su parte el Colegio Médico realizó un informe, luego de visitar en octubre del 2019 al comandante Ramiro en el Módulo de aislamiento y castigo de la Cárcel de Alta Seguridad, donde consignó la vulneración de derechos fundamentales del ex miembro del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, las cuales “son muy consistentes y concordantes con la definición de tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes reconocida a nivel internacional”.

Frente a esta situación la defensa presentó un nuevo recurso de amparo para que se examinaran las condiciones de cumplimiento de la pena que le fue impuesta a desde que regresó a Chile, recurso al que se hizo parte el INDH, quienes han puesto hincapié “que nuestro ordenamiento jurídico no contempla que el cumplimiento de la pena sea en carácter de aislamiento prolongado”.

A pesar de los informes de organismos independientes, el viernes 24 de abril, el Séptimo Juzgado el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago determinó la mantención de Mauricio Hernández Norambuena en el módulo de castigo y solo aminoró su condición de permanente incomunicación.

La titular del juzgado Carla Cappelo dispuso, “que se mantenga al interno en dicha sección pero que sea trasladado al piso cuarto o que algunos internos de la sección sean trasladados donde se encuentra Hernández Norambuena a fin que el interno pueda mantener una relativa socialización que en definitiva signifique el término del aislamiento que se le ha impuesto”.

Asimismo, el oficio ordena que la celda del comandante Ramiro “no mantenga luz artificial las 24 horas del día, sino que cuente con algunas horas de oscuridad para permitir obtener un sueño reparador”, además de revisar sus horarios de comidas.

Para sus abogados Yanira González y Nicolás Toro “si bien, es un avance que el juzgado de garantía se haga cargo de la situación de Mauricio, la sentencia es insuficiente”.

Y señalan que “lo obtenido es poco y seguiremos exigiendo en todas las instancias judiciales el fin del aislamiento de Mauricio Hernández Norambuena, porque no existen razones técnicas para que permanezca en ese modulo, por lo que insistiremos en su traslado a la CAS”.

Algo que llamó la atención a los dos defensores fue la presencia del abogado del Ministerio de Interior, a quien no le correspondía intervenir en esta instancia, debido a que está vinculada con la ejecución de la condena de Mauricio Hernández y no en la etapa del juicio, por lo tanto, el querellante no tiene atribuciones para intervenir.

“La presencia del ministerio del interior en la audiencia es la muestra más clara de lo que significa nuestro representado para el Estado, un botín de guerra para la derecha chilena”, sentencian los juristas.

Finalmente, ambos profesionales señalan que esperan que la resolución se materialice, y “que Ramiro pueda dormir con la luz apagada, comer en horarios normales y permitirle interactuar con personas que no sean funcionarios de Gendarmería”.

Mauricio Hernández se encuentra en el Módulo de Máxima Seguridad de este recinto penal desde el 20 de agosto luego de su extradición desde Brasil, donde la Corte de Apelaciones determinó que debe cumplir 27 años de condena por la  muerte del ex senador de la UDI y colaborador de la dictadura militar Jaime Guzmán, y también por el secuestro de Cristián Edwards, hijo del dueño del diario El Mercurio.

Primera Linea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here