Compartir

Es difícil, para nosotras y nosotros, escribir esta última editorial del año. Para el equipo, al igual que para muchas personas a lo largo de este país, los últimos acontecimientos de represión y muerte nos han marcado en lo más profundo de nuestro ser. Ha sido difícil tener la labor de informar cada una de las muertes que ha sufrido el movimiento popular, nunca hemos encontrado la palabra precisa para describir ese sentir. Sin embargo, ahí estuvimos y seguimos estando para informar y dar a conocer cómo actúa la represión en contra de nuestro pueblo y lo que los grandes medios, esos que funcionan como relacionadores públicos del gobierno, callan.

El 18 de octubre no tan solo trajo el despertar de Chile, sino que también ese despertar llegó acompañado de la organización territorial y de distintos sectores de la sociedad. Nosotros, como equipo, también crecimos y dimos un salto en el trabajo que veníamos desarrollando, puesto que en se momento nacieron otras urgencias y tareas que realizar para poder brindar la información lo más rápido posible.

En estos últimos 70 días hemos sido testigos de cómo una minoría, “poderosa e implacable” ha recurrido a los métodos más crueles y violentos para mantener sus privilegios. Nos han matado, nos han violado, nos han motilado, nos han torturado y nos han reprimido en cada rincón que se ha alzado contra este sistema criminal.

Sin embargo, y a pesar de toda la pena e impotencia, seguimos de pie, seguimos con la frente en alto, seguimos los caminos que ya trazaron cada una y uno de los asesinados por Sebastián Piñera. Mientras a ellos los mueve el egoísmo y el odio, a nosotros nos mueve el amor, el amor por cada una y uno que ha puesto tanta dignidad en la calle, a cada persona que nos ha demostrado que luchar es posible y que esta lucha no se detendrá hasta que la dignidad se vuelva costumbre.

Nuestro llamado es a seguir caminando por esta ruta de dignidad y amor, a manifestarnos hoy en masa en la Plaza de la Dignidad y en cada plaza recuperada por el pueblo. Así como hacemos el llamado para asistir a la Plaza de la Dignidad, también lo hacemos para que se cuiden y nos cuidemos, a que asistan con sus elementos de seguridad y ayudemos a quien lo necesite.

Equipo Primera Línea Prensa

Primera Linea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here