Compartir

Por Cereza Luna. Fotografías: Mario Aguirre Montaldo.

Noviembre 2019. El nuevo afiche carece de una iconografía que lo caracterice. Se reconoce por su contenido discursivo. Es un documento mural que escuchó, vio y habló. Es un decorado, parte de una escenografía que cumple una función estética. Pero sobretodo cumple una misión conceptual, que refleja una conciencia colectiva que se va levantando como sube el pan con la levadura. Aporta angustias, exigencias, verdades, viajes, como parte de la anatomía de los sueños y las victorias imaginarias.

Este nuevo afiche vino de lejos. De las habitaciones, de los insomnios, de los encuentros de puñados de personas, de la soledad de quien quiso gritar, del grupo que se organiza por primera vez, del canto del cesante, de la furia del humillado. Vino a la calle principal por donde pasa el pueblo insurrecto: porque no me dejas hablar: mírame, compréndeme, abre un breve espacio de tu corazón, indígnate también, llévame contigo: existo, soy una persona, somos muchos los que queremos sorprenderte.

Equipo PL

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here