Compartir

Santiago. 24 de noviembre de 2019. M.A.

Más de 200 líderes del pensamiento, las ciencias, el arte y la cultura chilena, firmaron una carta abierta a la opinión pública y dirigida al parlamento y a los presidentes de los partidos, donde se manifiestan preocupados por la necesidad de asegurar la total participación de la sociedad civil en el próximo proceso constituyente.

PRIMERA LÍNEA PRENSA la reproduce a continuación:

                Los abajo firmantes no pretendemos ser representativos de los millones de chilenos que han estado en las calles desde el 18 de octubre, y tampoco formamos parte de la élite política de nuestro país. Desde esta posición “intermedia”, observamos con preocupación la escasa comunicación y entendimiento respecto de la explosión social que vivimos, como consecuencia de las graves brechas de desigualdades de toda índole que experimenta el país.

                En el espíritu de contribuir a una reflexión necesaria y a tender puentes que creemos hacen falta, nos dirigimos a ustedes con el propósito de entregarles algunas apreciaciones acerca de los acuerdos alcanzados en torno al proceso constituyente y su incidencia para los destinos del país.

                Antes que todo, valoramos el esfuerzo desplegado por ustedes con el propósito de reaccionar ante la demanda ciudadana contra el abuso sistemático, que en estas semanas ha quedado en evidencia. No dudamos de vuestro genuino y real interés con miras a restablecer el orden público, mediante la firma del documento denominado “Acuerdo por la Paz Social y la nueva Constitución”, pero no visualizamos cómo se traduce dicha iniciativa en resolver las urgencias por las que claman los chilenos.

                A nuestro juicio, la demanda ha sido clara, y responde a profundos problemas originados en el modelo socio económico neoliberal, soportado durante décadas que hay que empezar a resolver desde ya. En ese sentido, señalamos a continuación algunos de los principales aspectos que debieran ser considerados como respuesta a estas demandas:

1.- Creación de un sistema de protección social que garantice seguridad para todos los chilenos, esto es:

  1. Un nuevo sistema de pensiones, que reemplace al fracasado sistema de las AFPs y que garantice una jubilación digna.
    1.  Un sueldo mínimo líquido equivalente, al menos, al costo de una canasta básica.
    1. Garantizar como derechos constitucionales la salud y la educación, contemplando:

— Plan único solidario de salud para todos los chilenos, sobre el que puedan contratarse seguros para otras preferencias.

— Eliminar los créditos que arrastran los estudiantes por educación superior, como  CAE, Corfo y otros.

— Educación pública, gratuita y de calidad, con financiamiento público para los estudiantes de las universidades estatales, y cambiar el sistema de financiamiento a la demanda por el financiamiento por la oferta para la educación superior.

  • Fortalecer la educación pública de calidad en la enseñanza básica y media.
    • Derecho a una vivienda digna.
    • Derecho a la cultura y la recreación.
  • Afianzar el rol regulador del Estado y formular un plan de recuperación para Chile de las carreteras, las aguas, la electricidad y nuestras riquezas minerales metálicas y no metálicas.
  • Establecer derechos amplios de sindicalización que les den garantías a los trabajadores frente a eventuales abusos empresariales.
  • Políticas públicas sustentables y decididas contra el cambio climático mundial.
  • Generar un sistema que garantice la libertad de expresión y el derecho de los ciudadanos a la comunicación.

En suma, se trata de diseñar un nuevo modelo de desarrollo para el país, basado en la sustentabilidad y no solo en la extracción de nuestras riquezas básicas y que apunte a resguardar la dignidad de las personas y la justicia social.

Sobre la Nueva Constitución

La ciudadanía también ha planteado que para llevar adelante estos cambios es necesaria una nueva Constitución, cuyo proceso exige:

  • Una Asamblea Constituyente, ciento por ciento elegida por el pueblo para que los represente.
    • Una fase deliberativa con amplia participación ciudadana en cabildos locales y vinculantes.
    • Plebiscitos ratificatorios.

                Nos llama la atención que la fase ciudadana deliberativa no forme parte del Acuerdo alcanzado. Este aspecto es central y obliga a que el proceso constituyente sea desde abajo hacia arriba y con carácter vinculante, pues solo de esa manera obligaría al órgano constituyente a considerar las propuestas ciudadanas.

                Asimismo, reconocemos y valoramos la realización de un plebiscito de entrada; esto es una buena señal en una dirección democrática, pues posibilita que sean los chilenos quienes diriman si quieren una nueva Constitución y decidan a través de qué mecanismo. No obstante, en nuestra opinión sería muy importante que este plebiscito operara también con voto obligatorio, en virtud de su trascendencia.

                Sin embargo, la decisión en torno a este plebiscito se relativiza cuando se imponen quórums a una instancia que, por naturaleza, debe ser soberana para autorregularse. Un acuerdo político parlamentario no puede ni debe restringir el funcionamiento del máximo órgano constituyente, elegido por la ciudadanía.

                Por otra parte, resulta preocupante el poder que, en la práctica, conforme a los anuncios efectuados hasta ahora, se otorgaría al Parlamento, ya que esta sería la instancia encargada de legislar en caso de que los constituyentes no puedan alcanzar los dos tercios para consagrar determinadas materias en la Constitución. Creemos que existen mejores soluciones cuando tales quórums no se alcanzan; entre otras, encargar su resolución a lo que se conoce como plebiscito ratificatorio, asegurando su rango constitucional. Eso, sin considerar la posibilidad de que a la hora de fijar los quórums de votación al Parlamento, la Constitución establezca que ese tipo de materias requieran los mismos 2/3 ya señalados, lo que repetiría el gran vicio de la Constitución de 1980.

                Por último, nos parece conveniente atender el reclamo ciudadano que ha expresado con claridad su rechazo a un sistema de elección de los asambleístas basado en el mismo mecanismo que la elección de los diputados. Si eso es así, se reproduciría en las elecciones de la Asamblea -o Convención- Constituyente- el esquema de representación partidaria por lista. Esto obligará a los chilenos a elegir a representantes de los partidos políticos, cuestión absolutamente reñida con el carácter ciudadano y representativo que debe tener un órgano constituyente. Esta situación es más compleja, al comprobar que hasta ahora nada se dice en torno a la paridad de género ni a la participación proporcional de los pueblos originarios, de tal manera que sean ellos mismos los garantes de que la carta magna de cuenta e incorpore los principios básicos de sus legítimas demandas.

                A pesar de las expectativas cifradas en este Acuerdo, en distintas regiones y comunas la gente ha vuelto a mostrar su presencia en las calles desde el mismo día de la firma, manifestando su rechazo. Desgraciadamente, ya tenemos que lamentar una nueva muerte, la del joven de 29 años, Abel Acuña Leal. 

                No despejar las legítimas dudas que tiene la ciudadanía podría conducirnos a una escalada de violencia, que llevara a intentar legitimar el actuar de carabineros y/o militares, y a desatar una represión incontrolable. No quisiéramos que el Parlamento de la República fuera corresponsable de tal situación. Por el contrario, aspiramos a que contribuya a dar respuestas idóneas ante la gravedad de los acontecimientos.

                Asimismo, hemos sido testigos en estas semanas de gravísimos y sistemáticos atropellos a los derechos humanos que merecen no solo nuestra firme condena, sino que se requieren todas las medidas adecuadas y oportunas para evitar se sigan repitiendo y no queden en la impunidad. Evitar que eso ocurra será tarea de la justicia y del Ejecutivo, pero también de ustedes y de todos los que sentimos la obligación de alzar la voz en estos tiempos difíciles.

                Por estas razones como ciudadanos, con la mirada desde las distintas áreas en las que nos desempeñamos, hemos querido representarles estas preocupaciones. Y reiteramos que se hace necesario contribuir a despejar la legítima desconfianza de la ciudadanía ante el Acuerdo suscrito y mostrar gestos claros que ayuden a clarificar las dudas e incertidumbres mientras subyace en nuestra sociedad, una severa crisis de sus instituciones.

Atentamente,

Los abajo firmantes:

José Maza
Sancho
Astrónomo, doctor en Astronomía                                   
James Hamilton Médico Cirujano, experto en Cirugía Robótica
María Olivia
Mönckeberg               
Periodista, Premio Nacional de Periodismo, prof. U. de Chile
Felipe Berríos S.J. Sacerdote
Sonia Montecino Antropóloga, Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanidades, profesora Universidad de Chile
Gonzalo Díaz Artista visual, académico. Premio Nacional de Artes Plásticas, prof U. de Chile
Miguel Lawner Arquitecto, Premio Nacional de Arquitectura
Carmen Barros Actriz, cantante, compositora
Jorge Baradit Escritor, diseñador gráfico
Nelson Caucoto Abogado, especialista en Derechos Humanos 
Carlos Candiani Economista, magíster en Economía. Académico USACH
Andrés Navas Doctor en Matemáticas. Post-doctorado: Inst. Hautes Études Scient. IHÉS (2004-05; W. Hodge fellowship)
Roberto Rivera Escritor, presidente Sociedad de Escritores de Chile (SECH)
Elicura Chihuailaf Poeta
Roxana Pey Académica Cátedra de Género Amanda Labarca  Vexcom U. de Chile
Gloria
Maldonado
Ingeniera y magíster Universidad de Chile.
Valentina Bulo Doctora en Filosofía, Académica USACH
Pablo Oyarzun Filósofo, profesor U. de Chile
Jorge Coulón Músico
Carmen Gloria
Quintana
Psicóloga. PhD en Psicología
María Paz
Santibáñez
Pianista      
Francesca
Ancarola
Música, cantante
Cristina “Tita”
Parra
Música
Mauricio Redolés Bustos Músico
Manuel Riesco
Larraín
Ingeniero Civil Industrial, magíster en Economía
Carolina Herrera Águila Doctoranda en letras P.U.C. investigadora, profesora universitaria.
Luis Vera Actor
Diego Muñoz Ingeniero, escritor
María Soledad
Falabella Luco
Doctora en Lengua y literatura, profesora Universidad de Chile
Cecilia Ibarra
Mendoza
Doctora en política científica y tecnológica, Universidad de Sussex
Carolina De La Maza P. Abogada, Pontificia Universidad Católica de Chile
Eduardo Araya
Moreno
Adm. Público, Profesor Universitario
Ernesto Aguila Psicólogo, Doctor en educación, Analista político
Cristóbal
Valderrama
Cineasta
Daniel
Henríquez
Cineasta
Eduardo
Contreras
Ingeniero, escritor
Nicolás Caro
Marín
Director de fotografía
Willy Thayer Filósofo, Académico UMCE
Armando Uribe
Echeverría
Editor
Álvaro Bello
Bodenhofer
Músico
Elisa Neumann Doctora en Ciencias Sociales
Carmen Paz
“Kuky” González
Pianista, compositora de Jazz
Mirtha Parada
Valderrama
Doctora Química Farmacéutica
Zaida González Fotógrafa
Patricio Wang Compositor
Rolf Foerster Antropólogo, académico Universidad de Chile
Eduardo Acuña
Durán
Economista y académico
Mario Neira
Quiroga
Arquitecto
Pablo Cabello Geólogo Universidad de Chile G80
María de los
Ángeles Aguirre
Oyarce
Periodista.
Rebeca Poblete Geraghty Arquitecto DK, Dinamarca
Jaime Pérez de Arce Economista
Tatiana Campos Ingeniera Universidad de Chile
Javier
Hernández
Ingeniero Civil Universidad de Chile
Gonzalo Rovira Soto Filósofo, Mg. en literatura
Liliana Besoaín Profesora Normalista – Pensionada
Humberto
Barbato
Empleado Banco Estado – Pensionado
Enrique Reyes Ingeniero Informático – Pensionado
Marcelo
Barbato
Profesor
Eduardo Araya Moreno Adm. Público, Profesor Universitario
Pedro
Maldonado
Ingeniero Civil Electricista Universidad de Chile
Leyla Aly Profesora General de Básica
Mauricio Castro Ingeniero Universidad Técnica Federico Santa María
Cristian
Moscoso G.
Economista
Shaira
Sepúlveda A.
Médico Veterinario
Evelyn Aldunce Ingeniera Universidad de Chile
Jorge Martínez Ingeniero Universidad de Chile
Carla Meier
Reyes
Ingeniera Universidad de Chile
Verónica
Virgilio
Ingeniera Universidad de Chile
Adriana
Beniscelli
Ingeniera Universidad de Chile
Jorge Martínez Zamorano Ingeniero Universidad de Chile
Hugo Moraga
Lacoste
Cantautor
Alejandra Santa Cruz Música
Gregory Cohen Escritor, cineasta
Coti Donoso Cineasta
Pía Barros Escritora
Mario Rojas Músico
Gabriela
Aguilera
Escritora
Mauricio
Salinas Escobar
Abogado
Isabel Schiappacasse Faúndez Educadora de párvulos
Araceli
Jaqueih Nieto
Ingeniero Civil Químico
Aurora López
Cancino
Diseñadora de Joyas y Reikista
Pelagia
Rodríguez
Carrasco         
Arquitecta
María Paulina
Santibáñez Viani
Profesora
Manuel Délano Periodista
Paul Délano Médico, profesor Universidad de Chile
Erick Amigo
Palacios
Profesor
Carolina Cádiz Trabajadora Social
Nelson
Aguilera
Antropólogo
César Yáñez Historiador
Ricardo García Abogado
Bernardo
Troncoso
Ingeniero Mecánico, Mg Gestión Recursos Humanos
Gonzalo
Contreras
Poeta, Editor
Hugo Espinoza Sociólogo, Académico
Eduardo
Muñoz
Escuela de Salud Pública, Universidad de Chile
Didier de St.
Pierre
Ingeniero, Universidad de Chile
Loreto
Rebolledo,
Académica ude la Universidad de Chile.
Teresa Valdés
Echenique
Socióloga
Kena Lorenzini fotógrafa y psicóloga
Fanny Pollarolo médico psiquiatra.
Ximena Duque Mujeres por la vida
Elizabeth Collingwood-Selby Doctora en Filosofía
Rodrigo Karmy Doctor en Psicología
Patricio Quiroga Historiador
Eduardo
Morales
Abogado
Hugo Cisterna Abogado
Marta de la
Fuente
Abogada
Jorge Núñez Historiador
Eduardo
Muñoz Inchausti
Administrador Público
Rodrigo Bravo Abogado
Nicola Cagnin Antropólogo
Luis Lizama Ingeniero informático
Hernán Aburto Uriz Consultor
Franklin
Santibáñez Díaz
Licenciado en teología, analista político, columnista
Equipo PL

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here