Compartir

Por Mario Aguirre Montaldo. Especial para PRIMERA LÍNEA PRENSA.

DE HIDROAYSÉN AL CENTRO DE CHILE.

El Mega Proyecto eléctrico Cardones Polpaico, que corresponde a una empresa trasnacional, constituye la carretera eléctrica más grande de Latinoamérica. El proyecto Hidroaysén que se vino abajo hace años atrás se trasladó al norte. Se comenzó a implementar con el pretexto de que se requiere energía en la zona. Sin embargo, el suministro local para los hogares estaba asegurado para los próximos 20 años. Tanto es así, que el año 2015 con energía sobrante, en vez de bajar los precios, se autorizó a las empresas a exportarla, privilegiando el lucro antes que las necesidades de la población.

MAL COMIENZO.

Cuando se ingresa el proyecto inicialmente adolece de muchas falsedades y artimañas. El Estado tiene la obligación de asegurar a cualquier ciudadano poder participar en estos mega proyectos, puesto que implican destrucción del medio ambiente y daño para la convivencia de las comunidades. Por ello, siempre se les pide que opinen y aporten. Sin embargo, generalmente el Estado actual pone un montón de trabas para que esta participación sea real. La gente cree que puede decidir, pero no es así pues finalmente el Estado a través del SEA (Servicio de Evaluación Ambiental) se hace cargo y adecúa el proyecto para que sea aprobado.

Se aprobó este proyecto un día antes de una navidad quedando después solo 10 días para que se pudieran hacer reclamaciones. No obstante, la gente no está pendiente del Diario Oficial y resulta muy difícil que eso ocurra. A pesar de esto, el proyecto tuvo reclamaciones las que debieron ser respondidas por el Comité de Ministros, cosa que nunca ocurrió. Así, a pesar de que el proceso inicial no estaba concluido se comenzó a construir el trazado que incluso hoy podría estar terminado si no fuera porque las comunidades están resistiendo el avance.

TERMOELÉCTRICA LOS RULOS.

A esta carretera eléctrica se le tiene que inyectar energía y ahí nos encontramos con la gran termoeléctrica Los Rulos que ha tenido una oposición feroz y masiva en la población de las zonas afectadas en la V Región. El informe de Los Rulos dice que la zona de afectación es solamente Limache, Olmué, Quillota, La Cruz, Calera, Llay Llay, Villa Alemana, Quilpué, Concón, Viña del Mar y Valparaíso. Sin embargo, los estudios de impacto indican que, producto de los vientos y el volumen de emisiones que se van a propagar en material particulado, el efecto llegará hasta el Valle de Petorca por el norte. Hay que recordar que la Seremi de Salud en el mes de mayo de 2015 afirmó públicamente a los medios que la termoeléctrica Los Rulos no garantizaba que no iba a dañar la salud y que había que rechazarla… sin embargo posteriormente terminó aprobándola…

Más grave. A lo largo de este trazado eléctrico se están construyendo más termoeléctricas. Se proyectan en Concón, La Ligua y otros lugares.

EL DAÑO QUE PRODUCEN LAS TORRES.

Esta carretera eléctrica atraviesa tres regiones. En la actualidad la empresa tiene juicios en La Serena porque el estudio de inicio no hizo participar a la ciudadanía. Una comisión investigadora, en informe definitivo,  verificó las irregularidades en que incurrió el proyecto. Además se señala que la gente no puede dormir (es decir, vivir) a 700 metros de donde está electrificado. La empresa hablaba de 68 metros, sin embargo el efecto electromagnético que impide dormir y además daña directa y gravemente la salud, alcanza el radio de 700 metros. Es necesario señalar en este punto que estas torres, por su envergadura y potencia, están absolutamente prohibidas en otros países, como por ejemplo en toda Europa. En Chile no se consideran estos estándares que protegen a las personas, se privilegian los negocios.

RESERVA DE LA BIÓSFERA

En esta zona, las comunidades y organizaciones sociales han puesto un grito de alerta debido a que el trazado afectaría la Reserva Mundial de la Biósfera Campana–Peñuelas declarada por la UNESCO, donde Chile ha suscrito acuerdos internacionales. No son muchos los países que gozan del privilegio de contar con una reserva natural de esta clase tratándose de clima mediterráneo, lo que acentúa la gravedad y trascendencia de este impacto. Las empresas nunca lo tomaron en consideración y en consecuencia, se realiza hoy día un juicio, no en contra de la empresa, sino en contra del Estado representado por el Servicio de Evaluación Ambiental, puesto que ellos omitieron indicar en la línea base de inicio que se afectaría una Reserva Mundial de la Biósfera. Cuando el Tribunal Ambiental revisa el caso, de tres jueces, uno de ellos dice que no es admisible el recurso puesto que hubo gente que participó en una consulta ciudadana y que podrían haber opinado. Otros dos jueces señalan que específicamente no se le consultó a la comunidad del lugar. Por lo tanto corresponde ahora revisar la legalidad del permiso. Si a la empresa Cardones Polpaico se le quita el permiso que se denomina RCA, entonces se tiene que detener todo el proyecto, no solo en la cuesta La Dormida, sino que se verían obligados a desarmar desde la torre 1 hasta la última. Esto es lo que debería ocurrir, sin embargo, la fuente de Primera Línea nos señala que ellos temen que algún subterfugio desconocido puedan esgrimir para revertir el fin del negocio.

LAS INSTITUCIONES NO FUNCIONAN.

Algo maquiavélico y mafioso parece ocurrir en todo este proceso invasivo de empresa. CONAF no multa, a pesar de que cortan bosque nativo. Nadie sanciona cuando la empresa atraviesa por lugares sin paso de servidumbre. No se multan las denuncias que se realizan, donde la autoridad solicita “mayores indicaciones” para dilatar el proceso sabiendo que las operaciones de la empresa se van moviendo. Cuando los propietarios de tierras llaman a carabineros porque invaden sus tierras, carabineros no llega. Hay cuidadores contratados que pernoctan de modo deplorable, muchas veces a la intemperie, sin carpa ni saco de dormir, en lugares atestados de vinchucas y de virus Anta. La Dirección del Trabajo no actúa. La fiscalía no ha seguido investigando lo que está sucediendo. Y al revés, la empresa de modo prepotente solicita la fuerza pública para sacar a los habitantes del sector que reclaman sus derechos, aún cuando la empresa carece de autorización para estar allí y hacer uso de caminos que no les pertenecen. Causan daño ecológico en laderas altas de La Dormida para despejar y construir helipuertos no autorizados y campamentos no autorizados. Por alguna razón llegaron a la cumbre del cerro Las Vizcachas y destrozaron parte de las pircas incaicas que allí han permanecido por cientos de años…

LA RESISTENCIA.

A lo largo del extenso trazado de las torres las diversas comunidades se han opuesto y han efectuado acciones de resistencia, tales como impedir el paso de los caminos, dañar las estructuras, evitar que pasen los camiones utilizando “miguelitos”, se ha colocado dinamita en las torres (en Google se puede encontrar parte de esta información). Y la empresa no se preocupa que se sepa de estas acciones espontáneas realizadas por campesinos, parceleros, vecinos y pobladores, puesto que no le conviene publicitar su presencia, toda vez que con ello podrían ventilarse las irregularidades que ellos cometen. Por estas razones la empresa ha contratado guardias, infantes de marina retirados, para ingresar a los terrenos privados de la cuesta La Dormida y están utilizando helicópteros para llegar a zonas altas y escarpadas con el objeto de trasladar trabajadores para montar nuevas bases de nuevas torres.

Existe un informe concluyente de la Cámara de Diputados que describe cómo esta empresa funciona con falsedades, cometiendo ilegalidades, ofreciendo coimas, etc. Todo indica que juegan a los hechos consumados. Las comunidades, las organizaciones, las redes sociales y la población en general tienen la palabra.

 

Equipo Primera Linea

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here