Compartir

Especial para PRIMERA LÍNEA PRENSA.

En Colliguay, perteneciente a la comuna de Quilpué, se lleva a cabo un proyecto vial desde septiembre del 2018. Se trata de un camino básico por conservación que corresponde a la ruta F-778 de la provincia de Marga Marga. El proyecto que debiera durar 150 días está a cargo de la empresa INGOSS Ingenieros Constructores Ltda., empresa que extrae agua varias veces al día desde el estero Puangue con un camión aljibes.

La comunidad ha solicitado en reiteradas oportunidades a la empresa en cuestión que exhiba los permisos de la Dirección General de Aguas donde se certifique la autorización, sin éxito. La empresa aduce que se trata de trabajos viales que no requieren autorización alguna. Sin embargo este proceder infringe los artículos 20, 59, 163 del Código de Aguas, Art. 42 y 43 DS203 del 2013.

Esta extracción de agua no considera la preservación de los eco sistemas, ni menos la situación de grave sequía que afecta al valle de Colliguay. El Código de Aguas indica que cualquier obra que se realice debe estar normado y debe contar con la debida autorización, con un plan de manejo. Por otra parte, la ley señala que no se puede sacar agua de esteros o quebradas para realizar este tipo de obras. La empresa se ahorra subir el agua a Colliguay en camiones resultando más lucrativo infringir la norma.

Los vecinos impactados por esta extracción de agua de un estero, que incluso en algunos sectores ya se encuentra seco, solicitaron explicaciones al jefe de obras quien les señaló que ellos eran una empresa contratista que trabajaba para el MOP y que el MOP era el “dueño” del agua, afirmación absolutamente falsa. Actualmente además extraen agua de una vertiente que nutre uno de los sectores más afectados por la sequía.

Por otra parte, la fuente de PRIMERA LÍNEA PRENSA, señala que los vecinos están asombrados que en el fundo San Francisco, perteneciente a la familia Bofill,  existen 3 embalses permanentemente llenos al tope de agua que utilizan para regar 100 hectáreas de nogales y 50 hectáreas de olivos. Además poseen ganado de raza. La familia Bofill declara sus embalses como “aguas lluvia”, situación absurda, donde la gente comenta irónicamente que “San Isidro” favorece a los Bofill con una lluvia que cae únicamente en su embalse. Los vecinos cercanos que carecen de agua para vivir, piden una investigación pues sospechan que hay una forma de apropiación indebida.

Colliguay no quiere llegar a vivir una situación como la que sufre Petorca, toda vez que los derechos de agua están allí inscritos como de usos inmemoriales, sin embargo el modelo político-económico actual favorece a las grandes empresas sin importar la suerte de la gente sencilla.

Camiones que circulan en Colliguay por este proyecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here