Compartir

Una nueva jornada de movilización en memoria de Camilo Catrillanca se realizó ayer miércoles 28 de noviembre en Valparaíso. La exigencia del fin a la represión y de la militarización en la Araucanía, el retiro del “Comando jungla” y la renuncia del Ministro del Interior Andrés Chadwick, son los elementos centrales reivindicados en los lienzos y pancartas.

Como es ya tradicional, las y los manifestantes se reunieron en la céntrica Plaza Aníbal Pinto a las 19 horas, para luego marchar por las calles de Valparaíso ante la presencia de una gran cantidad de transeúntes que a esa hora se dirigen a sus hogares, luego de terminada una nueva jornada laboral.

El rostro del weichafe Camilo Catrillanca se mezcló con los rostros rebeldes de las muchachas y muchachos que siguen impulsando con fuerza la exigencia de justicia y castigo para los culpables del alevoso asesinato.

Pero más allá de perseguir y castigar a los uniformados autores materiales de este crimen, es necesario reflexionar y precisar que ellos actúan como el brazo armado de un Estado al servicio de las elites empresariales, defendiendo la implementación de un modelo de sociedad depredador y excluyente que ha definido el territorio Mapuche como una zona de despojo, en donde los nuevos colonizadores están representados por las industrias forestales, salmoneras, mineras y  energéticas, quedando en manos de las instituciones policiales armadas una nueva “estrategia de pacificación”.

Tanto las zonas de despojo como las denominadas “zonas de sacrificio” son caras de una misma moneda,  y la defensa de la vida, del territorio y del medio ambiente son la contraparte que debe orientar las luchas a nivel de localidades y territorios para comenzar a construir desde las bases el poder de los marginados del sistema.

Guillermo Correa Camiroaga, Valparaíso 29 noviembre 2018

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here