Compartir

Por: Carolina Álvarez, Instituto de Estudios Críticos – Chile[1]

Abordar el análisis de la actual situación económica, política y social argentina, a partir del concepto de acumulación por desposesión, nos permite superar la noción de que estamos transitando una crisis producto de la simple inoperancia de la clase política.

David Harvey (2004)[2], retoma el concepto de acumulación originaria en tanto considera que “todas las características de la acumulación primitiva mencionadas por Marx han seguido poderosamente presentes en la geografía histórica del capitalismo hasta el día de hoy” (p. 116) y señala que no es posible entender la acumulación originaria como un momento histórico sino como un proceso permanente, condición necesaria de existencia del capital.

Esta acumulación por desposesión, muestra características particulares de acuerdo al proceso histórico y señala que implica:

…la mercantilización y privatización de la tierra y la expulsión forzosa de poblaciones campesinas; la conversión de formas diversas de derechos de propiedad (comunal, colectiva, estatales, etc.) en derechos exclusivos de propiedad privada; la supresión de los derechos sobre los bienes; la mercantilización de la fuerza de trabajo y la eliminación de los modos de producción y de consumo alternativos (autóctonos); procesos coloniales, neocoloniales e imperiales de apropiación de activos (recursos naturales entre ellos); y por último, la usura, el endeudamiento de la nación y, lo más devastador, el uso del sistema de crédito como medio drástico de acumulación por desposesión (p. 116).

El triunfo de Mauricio Macri (Alianza Cambiemos) en diciembre de 2015, marcó el regreso de la Argentina al neoliberalismo, herramienta de la acumulación por desposesión. Sustentado en sus bases programáticas en la “libertad de mercado” y ajuste del Estado; el gobierno está realizando transformaciones estructurales que dan mayor fuerza al ya robusto capital financiero.

 

Capital financiero

El gobierno, en forma inmediata a su arribo a la Casa Rosada, tomó medidas macroeconómicas para asegurar el ingreso al país de inversiones extranjeras. Éstas, si bien llegaron, fueron inversiones de carácter financiero.

En este sentido Harvey resalta la importancia de la participación del Estado en la construcción de las condiciones necesarias para el alto rendimiento del capital financiero y su libre circulación:

Una alianza non sancta entre los poderes estatales y los aspectos depredadores del capital financiero forma la punta de lanza de un “capitalismo de rapiña” dedicado a la apropiación y devaluación de activos, más que a su construcción a través de inversiones productivas. (p.111)

Una de las herramientas financieras más importante de Argentina, por el monto que han acumulado en el último periodo, son las Letras del Banco Central Argentino (LEBAC). Estos títulos a corto plazo en pesos, generan con cada vencimiento mensual la desestabilización del país, ya que el monto de títulos –$1.225.995– supera la masa monetaria del país –$1.088.650–. Por ello, con la justificación de que los inversores mantengan estas letras y no se pasen al dólar, el gobierno ha aumentado progresivamente la tasa de interés. Esta tasa corresponde hoy al 60% (septiembre), es decir, la más alta del mundo (anteriormente, las consideradas más altas estaban en el rango del 20%).

Otro de los indicadores económicos importantes respecto al capital financiero es la fuga de capitales, 50.799 millones[3] de dólares salieron del país en el periodo Macrista (2015-2018), cifras solo comparables con la “Crisis del 2001”. Si bien una razón de la fuga son el alza de tasas de interés en EEUU, debemos tener en cuenta la escasa confianza que produce Argentina para los inversores. Esta desconfianza se refleja en el riesgo país, que tuvo un incremento anual de 106,55%, llegando a 725 puntos.[4]

Cuadro N°1: Indicadores económicos Argentina (2015-2018)
  2015 2016 2017 2018
Riesgo País [5] 468 499 383 725
Tasas LEBAC [6] 38% 26,80% 28,75% 60%
LEBAC/ base monetaria [7] 67% 85% 114% Sin dato
Deuda Externa (% del PBI) [8] 31,50% 34,20% 37% 80%

Endeudamiento externo

Una de las medidas de mayor impacto fue la emisión de bonos a 100 años, en dólares, con una tasa de interés del 8,25% anual adquiridos, principalmente, por fondos de inversión internacionales debido a su alto rendimiento.[9]

Pero ¿cómo aseguran su inversión en dólares estos fondos en una economía no estable? De acuerdo con Gowan ­–citado por Harvey– es “el FMI quien cubre el riesgo y asegura que los bancos estadounidenses no pierdan (los países pagan mediante ajustes estructurales, etc.)” (pág.108).

En mayo el gobierno argentino solicitó un préstamo “stand by” al FMI, pese a la desaprobación popular a estos acuerdos reflejados en las encuestas, principalmente debido a los recuerdos de la “Crisis del 2001”. Argentina había salido de la entidad en 2003, con el pago de intereses y deuda que realizó Néstor Kirchner (2003- 2007). Mediante este acuerdo el FMI desembolsaría 50.000 millones de dólares en 36 meses, de acuerdo al cumplimiento de metas impuestas por la entidad (reducción del déficit fiscal, la inflación y la no intervención del Banco Central Argentino en el mercado).

El primer desembolso del FMI fue de 15.000 millones de dólares (junio), de los cuales ya dos tercios fueron utilizados a través de la intervención del Banco Central en el mercado, para contener los vencimientos de LEBAC y el precio del dólar. Pese a las constantes y cuantiosas intervenciones del Banco Central, para el periodo 2015-2018, el peso tuvo una depreciación frente al dólar del 300%.

Sin cumplir las metas, el gobierno argentino se encuentra actualmente (septiembre), en negociaciones para el desembolso adelantado de los 35.000 millones de dólares restantes y solicitó una ampliación del monto.

 

Fortalecimiento del sector primario y energético

Cuadro N°3: Reducción de impuestos para el sector primario. (2015-2016)
  2015 2016
Maíz 20% 0%
Trigo 20% 0%
Soja 35% 30%
Minería 5% 0%
Fuentes: [10] [11]

En la primera semana de gobierno, se redujeron los impuestos al sector primario. Esta medida se basó en la confianza del gobierno al “efecto derrame” que produciría apoyar al sector y la perspectiva de que la reducción en impuestos sería cubierta por el ingreso de inversiones extranjeras. Pero estas medidas no tuvieron el impacto esperado, y la reducción de este impuesto incrementó el déficit primario.

En este sentido, la primera medida de amplio impacto en la población estuvo destinada a eliminar los subsidios que el Estado brindaba a los servicios públicos por vulnerabilidad económica, social y geográfica. Asimismo, parte de los servicios comenzaron a cotizarse en dólares, lo que significó importantes aumentos y una actualización permanente de precios (electricidad 1400%, gas natural 1297%, agua corriente 996%, transporte público 275%, peajes 677%[12]). La incidencia de los servicios públicos, sobre el salario, paso del 6% (2015) al 21% (abril 2018).

La dolarización y liberación de precios alcanzó también a los combustibles, que aumentaron en el periodo de gobierno de Macri más de un 110%.[13] Estos aumentos, particularmente los referidos a energías, no solo impactan en la economía familiar, sino que, afectan gravemente a instituciones educativas, deportivas, recreativas y a la producción en general, principalmente a pequeños y medianos productores.

En la línea de reducción del “gasto”, el gobierno eliminó 11 ministerios, es decir la mitad de los 22 existentes. Entre ellos Salud, Trabajo, Cultura, Energía, Turismo, Agroindustria, Ciencia y Tecnología y Ambiente, pasando a ser secretarías o subsecretarías. Esta modificación implica reconvertir la organización del Estado para favorecer la reducción de presupuesto en las áreas sociales. Ajustes que ya comenzaron y que se esperan se profundicen durante 2019: reducción de partidas presupuestarias, eliminación de programas sociales de alcance nacional y en la reducción de la planta de trabajadores (se estima que 10.000 trabajadores de las áreas sociales perderán su empleo).

 

Un escenario de desposesión

Desde el gobierno, el discurso se ha centrado en la necesidad de reducir el déficit fiscal histórico argentino, sin embargo, y a partir de las medidas tomadas, en el periodo 2015-2018, tanto el déficit primario como el financiero aumentaron

Cuadro N°2: Déficit primario y financiero sobre PBI. (2015-2017)
  2015 2016 2017
PBI en pesos $5,954,511 $8,188,749 $10,558,497
Déficit primario 11730% 17780% 298,7
D. Primario sobre PBI 2.0% 2.2% 2.8%
Déficit financiero 22460% 41200% 612,737
D. Financiero sobre PBI 3.8% 5.0% 5.8%
Fuente: Ministerio de Hacienda de la Nación e INDEC

Entonces, cabe preguntarnos: ¿dónde considera recortar el gobierno para reducir el déficit?

Queda claro –desde las acciones del gobierno–, que estos recortes se producirán a partir de reducción de salarios, la capacidad adquisitiva y de la pérdida de derechos sociales.

Si medimos la variación del salario mínimo en dólares, este se redujo en un 50,25% con respecto al 2015. Mientras que, si observamos la relación entre el salario mínimo y la canasta básica total (CBT), la capacidad de compra de los trabajadores se vio también reducida para el periodo 2016-2018. (INDEC, 2018). En lo que va del 2018 la canasta básica de alimentos registró un aumento del 30,32%, mientras que los salarios aumentaron entre un 15% y 20%, según el sector y las jubilaciones un 11%. El salario mínimo para 2018 corresponde a $9.500 y la canasta básica total, a $21.176,61[14]

Cuadro N°1: Indicadores económicos Argentina (2015-2018)
2015 2016 2017 2018
Coeficiente de Gini[15][16] 0,3856 0,4168 0,437 0,440
Dólar minorista[17] $9,73 $16,10 $17,50 $39
Inflación[18] 26,9% 40,30% 24,80% 40,1%

(proyectada)

Salario mínimo en pesos[19] 4.716 6.060 8.060 9.500
Salario mínimo en dólares 484,68 376,39 346,28 243,58
CBT en peso Sin dato 9.942,99 11.961,43 21.176,61
CBT en dólares Sin dato 617,57 683,51 543
Salario (% de la CBT) Sin dato 60% 50,65% 44%
Tasa de pobreza[20]

(*nueva metodología)

29,7 32,9 31,4* 29*
Tasa de pobreza infantil[21] 40,6 47,5 42,5 48,1

Si observamos las tasas de pobreza de 2017-2018 (realizada con la nueva metodología) se ha producido un descenso, sin embargo, es necesario señalar que aumentó la indigencia en gran parte del país en el mismo periodo[22].  En el caso de la pobreza infantil multidimensional se observa un incremento no estable durante el periodo 2015-2018. Para conocer cuál ha sido el impacto de la inflación y devaluación del último periodo en las tasas de pobreza e indigencia tendremos que esperar los nuevos datos oficiales.

Vemos en este conciso recorrido por las principales acciones del gobierno argentino en el periodo 2015-2018, un fortalecimiento del sector financiero, primario y energético; utilizando como herramienta principal el financiamiento externo y la dolarización de los servicios.

Entendiendo que Argentina es un caso que permite ejemplificar cómo opera la acumulación por desposesión, no entendemos que existan posibilidades de que se produzca una mejoría en la calidad de vida de sus habitantes desde este modelo neoliberal. Muy por el contrario, de estabilizarse la economía, por ejemplo, mediante la dolarización, de acuerdo a lo anunciado por Larry Kudlow (Director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca)[23], se cristalizaría una situación de vulneración económica y social de la mayoría de los argentinos.

En este escenario, y de acuerdo con Harvey, toma especial importancia la capacidad de resistencia organizada, que sea capaz de enfrentar, ya no una coalición partidaria, sino un modelo político económico neoliberal que asegura la acumulación por desposesión.

[1] Licenciada en Sociología, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza (Argentina). Especialista en Gestión en Salud Pública, Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón”, Macaray (República Bolivariana de Venezuela). Investigadora del Instituto de Estudios Críticos, Santiago de Chile (Chile). Correo electrónico: carolina.alvarez@institutoestudioscriticos.org

[2] Harvey, D. (2004). El “nuevo” imperialismo: acumulación por desposesión”. Disponible en: “http://biblioteca.clacso.org.ar/clacso/se/20130702120830/harvey.pdf”

[3] https://infocielo.com/nota/93995/niveles_record_la_fuga_de_capitales_ya_alcanzo_un_valor_similar_al_prestamo_del_fmi/https://infocielo.com/nota/93995/niveles_record_la_fuga_de_capitales_ya_alcanzo_un_valor_similar_al_prestamo_del_fmi/

[4] http://www.ambito.com/economia/mercados/riesgo-pais/

[5] http://www.ambito.com/economia/mercados/riesgo-pais/

[6] http://www.bcra.gov.ar/

[7] http://fortunaweb.com.ar/2016-10-31-183223-el-stock-de-lebac-iguala-la-base-monetaria/

[8] http://www.ambito.com/928230-alertan-por-la-pesada-carga-de-la-deuda-que-ya-llega-al-80-del-pbi

[9] https://www.pagina12.com.ar/45122-la-deuda-eterna

[10]https://www.infobae.com/campo/2017/12/22/quita-de-retenciones-perdida-o-ganancia-para-el-estado/

[11] http://www.elmostrador.cl/mercados/2016/02/12/macri-elimina-impuestos-a-las-exportaciones-mineras-en-argentina-para-incentivar-el-sector/

[12] http://undav.edu.ar/index.php?idcateg=198

[13] http://www.cecha.org.ar/contenido/noticia.asp?idNoticia=1878

[14] Instituto Nacional de Estadísticas y Censos

[15] https://es.scribd.com/document/382818454/Evolucion-de-la-distribucion-del-ingreso-EPH-1-trim2018#from_embed

[16] https://www.politicargentina.com/notas/201611/17632-la-grieta-crecio-la-brecha-entre-ricos-y-pobres-en-el-ultimo-ano.html

[17] https://www.errepar.com/cotizacion-dolar

[18] http://www.bcra.gov.ar/

[19] Instituto Nacional de Estadísticas y Censos

[20] http://www.eleconomista.com.ar/2017-12-uca-pobreza-2017-314/

[21] https://www.infobae.com/politica/2018/04/29/segun-la-uca-la-pobreza-infantil-aumento-al-625-y-hay-8-millones-de-ninos-privados-de-algun-derecho/

[22] https://www.clarin.com/economia/pobreza-incremento-cantidad-indigentes-capital-gba_0_r1av8J2j-.html

[23] http://www.ambito.com/933613-un-asesor-de-trump-dijo-argentina-deberia-dolarizar-su-economia-y-aseguro-que-el-tesoro-de-eeuu-trabaja-en-eso

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here