Compartir

Una falla renal no determinada fue lo que le quitó la vida a Joane Flovril, la joven madre Haitiana que tuvo que enfrentar las acusaciones de haber abandonado a su bebé en Lo Prado, además de ser víctima de una irregular detención por parte de Carabineros de Chile. Hoy su viudo y padre de la niña, Wilfrid Fidele, se enfrenta a una cruda realidad – según relató a la revista Qué Pasa – en un país que no ha sabido darle respuesta respecto al fallecimiento de su pareja y que lo tiene viviendo en una condición que él señala de “miserable”.

“Chile me enseñó todas las cosas malas que nunca viví en mi país. Aquí vivo en una pieza encerrado. Chile me enseñó la miseria”, relató. Además afirmó que tras la muerte de Joane “lo más duro fue no poder trabajar durante un tiempo. Hasta febrero pasado tenía miedo porque me habían dicho que si yo dejaba a la niña con alguien me la podían quitar. Entremedio tuve que aprender de todo y no tuve tiempo de prepararme tampoco”.

En cuanto al estado de la niña, Fidele expuso que desde el Sename se le afirmó que sufría apnea, pero que “una vez que llegó aquí no hubo ninguna vez que le pasara. Aun así me despierto a cada rato para mirarla. Es algo inexplicable. Puedo decir que soy todo para ella, y ella también es todo para mí”.

Finalmente, afirmó que “creo que todos saben que lo que ocurrió con Joane es un abuso. Y en ese sentido, yo sólo he estado esperando a que el gobierno responda por lo que hizo. Ellos cometieron un error que costó la vida de una persona. Y de eso ya se dieron cuenta. Pero si pagarán o no una multa por ello es una decisión de ellos y de sus leyes. Algo que yo sigo esperando que la justicia resuelva. Si ahora estoy mejor es porque me convertí en cristiano y le pedí a Dios que me ayudara y orientara. Estoy tratando de salir adelante”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here